Cuarto M. número trece

Fotografía Ibarrola

Fotografía Ibarrola

 

Permíteme que te diga

que distraerse

es siempre la peor ayuda

para un pobre hombre como tú,

perdedor de últimos trenes.

La denegación de auxilio

justificada

puede llegar a ser un placer,

en verdad se goza con el mal,

y el diablo no suele hacer planes,

antes de salir de casa

sólo fuma un cigarrillo

y enciende la mecha,

la tuya reventó

hace más de un quinquenio.

Las palabras ya no sirven,

despojo de la cesación

más pútrida,

son aves muertas para ti.

Y tu físico,

nunca hermoso,

es la molleja del tiempo.

Siempre pensando

en el mismo fin,

siempre acostumbrado

a decir ante otros

medias verdades,

o mejor, sólo medias mentiras,

mentiras destiladas,

sorprendiendo a tus interlocutores,

pareciendo la pura realidad.

A pesar de eso,

con mirada cintilada,

por si nos aparece de repente,

esperamos…,

y volverá a ocurrir,

y no sabremos qué hacer con ella.

De nuevo.

Nunca estaré a tu altitud,

me mareo sin ti,

lo que no sea todo es nada,

para mí es el no ser,

mi pequeña marta cibelina.

El sol nos decoloró.

 

Autor: Alfredo Martínez Argüelles

The following two tabs change content below.
La Espiral

La Espiral

La Espiral

Latest posts by La Espiral (see all)

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude