Cerca de dios

Fotografía de José Ibarrola

Fotografía de José Ibarrola

 

Las manos de mi abuela,

¿cuántos leños, sarmientos y hojarasca,

cuántas encinas habrán quemado?

Sus manos amaderadas

saben bordar flores, letras,

también remendar un abrigo.

Tanto han tejido, que el cabello

lana blanca se hizo.

Sentada en la banqueta del patio

yo corto y peino esa lana,

y toco al fin, lo divino.

Con sus manos de cáscara agrietada,

se anuda un mandil azul

y amasa el pan.

Dos tortas, once hogazas,

y en cada hogaza dibuja una cruz,

bendiciéndola.

Tanto ha rezado, que el cerebro del mundo

ha creado un cielo especial para ella,

cielo de brasero y huerta.

Mi abuela guarda botones en una caja.

¿Quién mira las estrellas?

¿Quién conoce las constelaciones del invierno?

Las constelaciones irán pasando sobre su tumba,

de cuerpo presente,

de cuerpo pasado.

Procesión cósmica de brillantes botones,

flotarán sobre ella, peinarán su lana,

el universo, nuestra caja.

 

The following two tabs change content below.
Soledad Domínguez Menéndez

Soledad Domínguez Menéndez

Licenciada en Prosoprografía y Máster en Oximoron por la Universidad de Camembert. Actualmente trabaja en su tesis: "la influencia de las rancheras y el peppermint en la comunicación". Paradoja favorita: quien miente siempre, es fuente de verdad.
Soledad Domínguez Menéndez

Latest posts by Soledad Domínguez Menéndez (see all)

Comments

  1. esaotra says

    He visto las manos de mi abuela mientras lo leía, he visto cajas de botones, he visto estrellas. Precioso texto, gracias por este momento de añoranza y paz.

  2. Jimena says

    Me gusta cómo hablas de la materia, única fuente de divinidad. Y dormiré tranquila pensando que el universo es una cajita, nosotros y nuestras ambiciones dentro.

  3. inigo larroqueinigo larroque says

    Me ha parecido una danza conmovedora entre lo grande y lo pequeño. Sucede que echo de menos a mi abuela. Tal vez eche de menos a una abuela como la tuya. Esa fuerza que tiene Adela. Esas leyes suyas, por las que se rige. Ese cielo distinto al que apunta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *