Silencio

Silencio

Fotografía de Asun Martínez Ezketa

 

Se oyen, a lo lejos, campanadas.
Están llamando a misa,
un funeral tal vez,
o eso sugiere el tañido lento y quejoso.
Una bandada de pájaros atraviesa el paisaje
y esconde la letanía de la iglesia tras el batir de alas.
Después, todo cesa.
El silencio se pierde en el horizonte,
que desde aquí se dibuja infinito;
y se oye infinito.
No siento frío,
pero el viento silba
y me estremezco.
Todo tiembla.
Las espigas se vuelven mar,
olas verdes y doradas
meciendo barcos sin patria a la deriva.
Como las manos de un amante,
el viento me eriza la piel,
me trae el olor de la tierra,
la tierra negra que me ha visto crecer
y que me verá morir.
No siento frío.
Cierro los ojos y me abandono al naufragio.
Sonrío.
El silencio es mío.

 

The following two tabs change content below.
Asun Martínez Ezketa
Asuntzi Martínez Ezketa trabaja como informática, intenta ir al gimnasio dos veces por semana y se ocupa de todas esas cosas serias y aburridas de la vida diaria. Esaotra escribe, lee, viaja, captura la vida con su cámara, juega, sueña y siempre remolonea en la cama por las mañanas: www.esaotra.es
Asun Martínez Ezketa

Latest posts by Asun Martínez Ezketa (see all)

Comments

  1. Soledad DomínguezSoledad Domínguez says

    Dan ganas de respirar hondo y abandonarse en el paisaje que presentas. Precioso poema. Felicidades y gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *