Un, dos, tres

Saul Leiter

Saul Leiter

Me dijeron que todo estaba negro.
Las cañerías, los retrovisores, los canalones de la entrada.
Todo.
La mierda acumulada
Demasiado tiempo atrás.
Una suciedad y unos remilgos
Para los que no hubo ningún espacio durante largo rato.
Tiempo inerte, tiempo lento, tiempo al tiempo, tiempo presente.
Vámonos los dos juntos.
Cógeme en brazos y súbeme a tu alfombra voladora.
Y vuela, vuela, vuela alto.
Cuenta hasta tres y cierra los ojos.
Un, dos, tres.
Escucha.
Siente.
Huele.
Estate.
Tan sólo: sé.
Un, dos, tres. Ábrelos.
Mírame ahora de nuevo con la boca pequeña.
Óyeme y haz la vista gorda.
Respírame y encuéntrame amarga.
Pero, sobre todo, sigue lamiéndome las heridas
Que tengo miedo de desangrarme.
Ahora, es en este preciso instante,
En este precioso momento cambiante,
Que el negro de las cañerías,
De los retrovisores y los canalones,
Se torna un poco gris, un poco naranja, un poco verde.
Déjame que vuelva a contar.
Déjame que vuelva a empezar.
Un, dos, tres.
Ahora.

The following two tabs change content below.
Paule San Salvador del Valle Arana
Me gustan las sonrisas, las canciones tranquilas, las tormentas veraniegas, los ukeleles, los abrazos, la literatura, la buena comida, la paz y el amor. No me gustan el sirimiri, las injusticias, tener fríos los pies, el cambio climático y los plátanos.
Paule San Salvador del Valle Arana

Latest posts by Paule San Salvador del Valle Arana (see all)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *