Vuela, niño, vuela.

Mundos de nítida luz imagina,
pobre de alicientes trizas oscuras;
donde la libertad de crío, no obtura;
y el reflejo de adulto se ilumina.

Gira, niño, gira. Tu orbe zaína,
no requiere de exigencias de otrora,
sólo risas de caramelo y mora;
de afligidos y errantes, medicina.

Dichoso el niño que feliz no augura,
la fantasía que al adulto aboba.
Muy escasa, y con los años holgura.

Vuela, niño, vuela; mi piel caoba.
El sonrojo de tu edad no perdura,
y con cuarenta, ya verás si embobas.

The following two tabs change content below.
Miquel Loiu

Miquel Loiu

Si queréis conocer mejor al autor, seguid el twitter de su último blog, @MiquelLoiu.
Miquel Loiu

Latest posts by Miquel Loiu (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *