1154 Millas

1. Ser y Estar

Tengo unas ganas irracionales

de solventar esta distancia

y al mismo tiempo

un miedo atroz a esa despedida inevitable

quizá temporal, quizá perpetua

mas si temporal si perpetua

siento vértigo al pensar

qué dejarás y qué te llevarás de vuelta

cómo se quedará esta estancia cuando la ronden tus fantasmas

cómo me quedaré yo si la primera vez resulta ser la última.

Curiosa acecha mi locura por ti redescubierta

late por fin tras tiempo aletargada

adrenalina previa a saltar

temor alerta ante posibles caídas

te has adueñado de una parte de mí

preciso, te la he puesto en bandeja.

Rondas mi mente, suenas en bucle

y no puedo sino convertir esto que pasa en letras

hacerme un exorcismo poético

sacarte un rato de mi cabeza

sin brújula buscar el equilibrio.

Desde hace meses

soy

funambulista

cautelosa

curiosa

nada cuerda

estoy

viva

 

 

2. La espera

 Ausencia nocturna de ti y de tus besos,

sobrevuela ese riesgo real de olvido,

cuando mis manos al buscarte se encuentran con el vacío.

La mente se alimenta de recuerdos,

hasta  que las cruces pueblen el calendario,

semana tras semana,

voces e imágenes mitigan la espera,

canciones encadenadas le ponen banda sonora.

Te escribo, te pienso, te echo de menos,

te deseo sin que sea un secreto.

Nos imagino así,

hipnotizados, locos, vestidos, solos,

desnudos sonriéndonos con los ojos.

Realidad materializada al contacto con tu cuerpo,

manos tarántulas, ropas caducifolias,

besos que no son sino el preludio,

de caricias que desembocan en sexo,

y tú y yo

nos burlamos del tiempo y de la geografía,

probamos juntos el eterno retorno,

fundamos nuestra isla donde reina la anarquía.

 

3. A de Adiós

No por esperado el golpe inflinge menor dolor,

no por previsto el fracaso uno se siente menos perdedor,

cuando lo confirmado sustituye a lo hipotético

y el amor queda suplantado por el rechazo,

cuando lo presunto se proyecta hacia el futuro

y la nada se encarga de ir llenando el vacío,

al tiempo que lo nunca dicho se guarda en el tintero.

Te quieros alcanzarán oídos ajenos,

pronunciados por tus labios carnosos,

otras manos acariciarán tus rizos,

y tal vez te escriban otros versos,

mientras estos ya añejos

buscan su origen en el mes de febrero.

Yo guardaré para mí los quizá

que se quedaron en meros esbozos,

me evaporaré para pasar página,

para evitar caer en tu tentación de nuevo.

 

Epílogo: UT8PÍA

Si bien antes lograba desmontarte con palabras;

ahora me resultas una inexpugnable fortaleza.

Aprovecho esta ocasión y tu silencio

para bucear en esta maraña de sentimientos,

tratando de ordenar mis propias piezas,

este puzle de complejidad superlativa.

Realizo esfuerzos titánicos

para no sentirme ingenua,

por pecar de soñadora y crédula,

optando libremente por creer,

que en esta ecuación de dos

no se ha colado nadie.

Con la racionalidad por sombrero

emerge la crudeza de lo obvio.

Tras el paroxismo del absurdo,

de meses viviendo en el limbo,

la verdad latente por fin implosiona

ante los ojos de dos ciegos voluntarios,

que hasta hace tan sólo ocho minutos

habitaban una realidad utópica.

The following two tabs change content below.

Marta Lázaro Soler

Latest posts by Marta Lázaro Soler (see all)

Comments

Responder a Marta Lazaro Soler Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *