Timing

Fotografía de Lorena Fernández

Fotografía de Lorena Fernández

 

Me gusta la palabra. La considero (una palabra ) útil. Sin embargo, me resulta difícil darle una definición concreta sin recurrir al diccionario. Tiene que ver con la temporalidad. Con hacer las cosas en el momento preciso, a su debido tiempo. Ni un segundo más, ni uno menos; ni un poco antes ni un poco después.

Pienso mucho en el timing. El mío está estropeado y pienso en él de la manera en la que una piensa en las cosas que no tiene, pero que le gustaría tener. Es decir, demasiado. Igual que se sueña con el novio que no se tiene, con el trabajo ideal , un viaje alrededor del mundo que no se ha hecho o unas tetas dos tallas más grandes.
De esta manera pienso yo en el timing.

Tiendo a hacer las cosas un poco demasiado pronto. Soy hija de la impaciencia. Llego con antelación la gran mayoría de las veces. Quiero recoger los frutos antes de que maduren y, por supuesto, luego no me sientan nada bien y vomito durante una semana entera. Entonces, me digo a mi misma, repetitivamente, como un mantra, que la paciencia es la madre de la ciencia. Inevitablemente vuelvo a ir mal de tiempo.

No digo lo que pienso cuando pienso que es conveniente porque creo que, como casi siempre, estaré yendo demasiado deprisa. Sólo para darme cuenta, demasiado tarde, de que esta vez, no las anteriores ni las posteriores (a las que seguro he llegado o llegaré con antelación), voy con retraso y que eso que al fin digo debería haber sido dicho no hace tres minutos, sino hace tres semanas. Esta vez, para cuando me he acercado al árbol en busca de mi recompensa, todo el mundo ha pasado ya por allí y se lo ha llevado todo.

A esto me refiero, pues, cuando digo que tengo el timing estropeado. Me parece que lo hago todo muy pronto o muy tarde: estoy en el lugar equivocado en el momento oportuno .

¡Qué cruz la mía!

The following two tabs change content below.
Paule San Salvador del Valle Arana
Me gustan las sonrisas, las canciones tranquilas, las tormentas veraniegas, los ukeleles, los abrazos, la literatura, la buena comida, la paz y el amor. No me gustan el sirimiri, las injusticias, tener fríos los pies, el cambio climático y los plátanos.
Paule San Salvador del Valle Arana

Latest posts by Paule San Salvador del Valle Arana (see all)

Comments

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude