La desesperación y la locura se enlazaban entre sus dedos

La desesperación y la locura se enlazaban entre sus dedos. De sus manos escapaba la

rabia de una mujer destronada.

Deslizaba cuidadosamente la punta de los dedos entre sus palmas para borrar las huellas

de un crimen imperfecto, pero la sangre seguía marcando su pasado,

y el agua cristalina, hasta la negación, profetizaba su futuro.

Sus movimientos eran automáticos:

primero los dedos centrales,

frotados con delicadeza,

luego las palmas

(la locura aumentaba),

en los dedos extremos incrementaba el ritmo,

las uñas seguían teñidas de rojo,

la piel delicada impregnaba la rabia,

La sangre ya no se borraba.

El agua no servía. Ya no depuraba.

Su corazón negro reflejaba unas manos rojas que frotaban la locura,

junto al eco de las gotas – símbolos del ocaso de un reinado- desprendiéndose

de sus dedos. Rápidamente sus manos recogían el agua acuclillada ante un recipiente ensangrentado.

Frotaba.

No se borraba.

La sangre no se borraba.

(La locura aumentaba)

Y frotaba.

El agua ya no servía para aclarar su destino.

El agua ya no servía.

Will these hands ne’er be clean?

Su marido la contemplaba en silencio desde el otro lado de la habitación. No lo

entendía. Se había vuelto loca. No comprendía qué hacia delante de un recipiente vacío

con movimientos desesperados. Bruscos. Nada femeninos.

* * *

Nunca habrá un perfume que desdibuje su destino, ni que con fragancia oculte su

delirio.

The following two tabs change content below.

Gorka Ormaetxe

Gorka Ormaetxe nació en Bergara, Guipúzcoa, en 1989. Es licenciado en Filología hispánica por la Universidad del País Vasco y ha realizado el Máster de Estudios Literarios en la Universidad Complutense de Madrid. En la actualidad está cursando el Doctorado en Estudios Literarios y Literatura Comparada en la especialidad de Poesía del siglo XX en la Universidad del País Vasco.

Latest posts by Gorka Ormaetxe (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *