Los poemas de Valeria

Fotografía de José Ibarrola

Fotografía de José Ibarrola

 

 

canción para mi baby baby baby

 

no estoy confundida, solamente tengo las manos inquietas:

yo no sé cómo cantar pero escribo

una canción para mi baby baby baby mirándome el ombligo,

sospecho que en realidad nadie sabe cantar

sospecho que lo he perdido todo

 

europa es el segundo continente más pequeño en términos de superficie

abarca diez millones quinientos treinta mil setecientos cincuenta y un kilómetros cuadrados

tiene un relieve llano que no supera los trecientos cuarenta metros de altura

y los ríos tienen abundante caudal

yo tengo un peine

tengo un jabón

me lavo la cara como si la carne no se pudriera con el tiempo y el tallado

yo tallo mi piel

y me siento salvada,

es Jesucristo quien vendrá a salvarnos a todos con el fuego de la gloria que corre por sus entrañas

europa está colapsando

américa está colapsando

asia está colapsando

todos hemos colapsado, pero poco a poco:

la destrucción comienza desde mis latitudes

 

aprendo geografía como aprendo a rezar, en ambas busco y ambas me hablan de la renovación y la misericordia

pero esta vez no necesito perdonarme,

he aprendido geografía como aprendí a hablar:

yo pertenezco a este espacio, por lo tanto

me derrumbo

no estoy confundida, estoy frente a un mapa

y me canta,

quiero señalarte dónde están mis muertos:

asiento

y siento

que he entendido todo

 

mi baby baby baby se mira el ombligo,

me pregunta quién terminará por devorar a quién:

yo lleno mi boca de lugares comunes

como si fuera tierra,

devoro primero

a todos los animales que he sido

para comenzar a ver mi rostro

 

mi baby baby baby se mira en el espejo

y yo vivo con ella en una jaula:

imagina vivir abrazado

a un reflejo

imagínate vivir con ella

encerrados

como voy buscando, muero:

me abrazo

y a veces quisiera cantar

 

 

 

 

i warned you

 

cuando mamá deje de tocar la puerta

y papá deje a las mujeres

cuando me invites una tarde a tu casa

a acariciar al perro a comer con las manos a insultar a toda tu familia

cuando rompa las vajillas las vajillas finas los vasos baratos

cuando guardes una foto mía en la billetera

y dejes de colgar el teléfono

cuando dejes de colgar perros en la puerta de mi casa

porque sé que tú los dejas

a veces

me extrañas, yo sé

que en secreto –muy en secreto- lo haces

sé que odias los perros aunque tienes uno

y me odias porque todos los días vuelvo a aprender tu nombre

como otros nombres

impropios a lo que hemos dicho fuera de las paredes

lo que hemos destruido sobre nosotros mismos

muy abiertamente

tu rostro

en las paredes

cuando dejes setenta y dos mensajes en la casilla de voz

y la voz de la contestadora se vuelva tan familiar para ti

como lo es para mí ahora

cuando te cuelgue

en la puerta de mi casa

en la puerta de mi cuarto

en medio de la madrugada

 

cuando dejes de cerrar los ojos

cuando dejes de cerrar muy bien los ojos

cerrar los ojos tan fuerte

 

cuando acabe

cuando acabemos,

ahí

mismo

voy a dejarte

 

ya verás

 

 

The following two tabs change content below.

Valeria Román Marroquín

Valeria Román Marroquín (Perú,1999) Estudia Filosofía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En el 2016 publicó "Feelback", su primer poemario. Entusiasta del queso helado y Marx.

Latest posts by Valeria Román Marroquín (see all)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *