Pour mon cher Basile

Fotografía de José Ibarrola

Fotografía de José Ibarrola

Durango, 21 de Diciembre 2016

 

Pour mon cher Basile,

 

Soy fuego quemándose,
Soy Cielo sin oxígeno.
Respírame,
Y que compartamos el aire
Quererte tanto
Y quererte así:
De esta manera tan honesta.

Escuece cuando estás lejos.
Te necesito y te quiero a mi lado.
A ti que me has salvado:
de la nada
del vacío,
del olvido,

¡se siente tan bien tu amor!
Tu mirada sobre mi piel,
Tan cálida y tan hermosa.
Unos dedos que se posan sin rastro sobre las marcas que me ha dejado la vida al pasar.
Unos dedos que me lamen si amago con desangrar.
Unos dedos y unas manos que me reconstruyen de nuevo desde abajo cada día que comienza; cuando el viento nace tan frío y tan vasto que mis cimientos no consiguen amainarlo,
Yo me tambaleo.

Tú que me haces seguir teniendo un poco de miedo – y no me refiero a ese temor mezquino que no debería poderse sentir. Hablo; pienso, escribo más bien, de ese tipo de miedo que se siente solamente, muy breve, durante unas pocas décimas de segundo: lo que dura el terremoto bajo mis pies. Imperceptible apenas. Sutil, pero escandaloso, también.
El miedo a todo este placer, toda esta belleza, esta maravillosa avalancha en mis sueños más nobles. Y en los más innobles también. Lo que no puede confesarse siquiera; lo que a una no se le permite pensar. Ni tan solo imaginar. El miedo a llegar demasiado tarde, demasiado pronto; el miedo a llegar demasiado y ahogarme en el intento. El miedo a no ser capaz de absorberlo todo.
A ti que me has salvado,
A ti que has dado tanto por tan poco,
A ti que eres mi sueño estando despierta.
A ti puedo al fin decirtelo:
YA PIHI IRAKENA
Tu ser me ha contaminado. Me has impregnado de ti.
Y es lo mejor que me ha pasado.

 

Tuya,

 

The following two tabs change content below.
Paule San Salvador del Valle Arana
Me gustan las sonrisas, las canciones tranquilas, las tormentas veraniegas, los ukeleles, los abrazos, la literatura, la buena comida, la paz y el amor. No me gustan el sirimiri, las injusticias, tener fríos los pies, el cambio climático y los plátanos.
Paule San Salvador del Valle Arana

Latest posts by Paule San Salvador del Valle Arana (see all)

Comments

  1. inigo larroqueinigo larroque says

    Paule, a menudo me acuerdo de ti, aunque ya no sea fácil hablar contigo. Sin embargo, el otro día encontré esto en el libro de las “Meditaciones” de Marco Aurelio y pensé que tenía que contártelo.
    ” Tú eras, amigo mío, ciudadano de esta gran urbe del mundo. ¿Qué importa que lo hayas sido durante cinco años o durante tres? Lo que está regulado por las leyes es igual para cada uno.¿ Qué hay de extraordinario en que te destierre de esta ciudad, no digo un tirano o un juez inicuo, sino la misma naturaleza que te había introducido? Es lo mismo que si el pretor despidiese de la escena al comediante que él mismo había contratado.
    -Pero yo no he representado los cinco actos, sino sólo tres.
    -¡ Muy bien! Pero en la vida tres actos solos componen un drama entero. Porque determina el fin de la vida el que asume la responsabilidad, primero de haber integrado tu ser, ahora de disolverlo. En cuanto a ti, no eres responsable de ninguna de las dos cosas. Salta, pues, con ánimo alegre; que también el que te libera te será propicio.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *