Cordones

Fotografía de Cheryl Holt

Fotografía de Cheryl Holt

 

Cordones.
Cuando era niño,
no podía atar mis cordones.
Los sentía torpes e hinchados
como si fueran cuerdas, ramas, brazos.

Brazos.
Mis cordones son brazos.
Y cuando los ato, imagino que
estoy rompiendo huesos.
Sonidos apagados
como el machacar de dientes.
Sigo hasta que mis oídos no lo pueden aguantar.

Ramas.
Mis cordones son ramas.
Y cuando los ato, pongo cuidado
en no asfixiar las flores, las frutas, las hojas.
Pero de nuevo, se rompen.
Sonidos ondean más,
como toses frondosas.
Sigo hasta que mis manos están llenas de astillas.

Cuerdas.
Mis cordones son cuerdas.
Y cuando los ato, me siento como un marinero,
con la cara curtida y los ojos diáfanos.
Sigo hasta mi cuerpo no tropieza,
y compruebo que he atado los nudos correctos.

Ahora, nada se rompe.
Nada hace ruido.
Y vivo con cordones atados.

O, quizá, he dejado de andar.

 

The following two tabs change content below.
Aristóteles Johns

Aristóteles Johns

Es un estudiante de Colorado que tenía la oportunidad de estudiar en Bilbao por un puñado de meses. Era un tiempo pintado con tranquilidad. Por su poema, él quiere dar las gracias a sus dos familias. Su familia de Colorado, por su apoyo y cariño, constante e ilimitado. Y su familia de Bilbao, por dar a él las palabras, siempre y sin falta.
Aristóteles Johns

Latest posts by Aristóteles Johns (see all)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *