Si se callase el ruido

 

Si se callase el ruido,

podría escuchar el aire colarse

por los orificios de tu nariz,

bajar por la laringe,

atravesar los bronquios

y abrazar tus pulmones.

Si se callase el ruido,

percibiría el movimiento de tu pecho,

de arriba a abajo,

constante, discreto,

imperceptible apenas,

monótono, quieto.

Si se callase el ruido,

podría quedarme mirándote

tres días seguidos,

sin interrumpirme para comer ni dormir,

alimentando mi conciencia,

descansando mi fatiga.

No me cansaría

-lo sé muy bien-

de despertarte con cada aurora,

pues eres tan risueña

-tan complacida, tan tuya-

en las pequeñas horas.

Pero hay ruido.

Lo hay por todas partes

y no consigo oír la voz,

propia, vacía,

suplicante, íntima,

que me persigue al acabar el día.

Un aullido que no destruye

-que no aniquila-

mi esperanza, mi gozo.

Un aullido que me rescata

-pues me envuelve-

del fragor constante que hay afuera.

Eso es lo que pasaría,

sólo quizás,

en el mejor de los casos,

entre otras cosas,

si, por fín, tras tanto desearlo,

se callase el ruido.

Pero no se para,

no hay manera de detenerlo

intento taparme las orejas con las manos,

pero no lo consigo.

No te oigo, corazón,

no consigo escuchar tu sosiego.

Las palabras del silencio,

deleite para mis tímpanos,

delicioso sonido,

que retumba en los oídos.

Que se calle el ruido,

por favor, apágalo.

 

The following two tabs change content below.
Paule San Salvador del Valle Arana
Me gustan las sonrisas, las canciones tranquilas, las tormentas veraniegas, los ukeleles, los abrazos, la literatura, la buena comida, la paz y el amor. No me gustan el sirimiri, las injusticias, tener fríos los pies, el cambio climático y los plátanos.
Paule San Salvador del Valle Arana

Latest posts by Paule San Salvador del Valle Arana (see all)

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude