El descubrimiento de una venus vasca de hace 15.000 años

Detalle del bloque con la venus grabada.

Detalles del bloque con la venus grabada.

 

Los arqueólogos la llamaron la ‘Dama de Arlanpe’ al encontrarla en una cueva de Lemoa con el mismo nombre. El arqueólogo Joseba Ríos y su equipo estaban excavando una cata cuando distinguieron trazos grabados en un gran bloque de piedra caliza. Entre gritos de emoción y expectación, contactaron con el experto en arte parietal Diego Gárate, que no tardó en responder a la llamada. Un ojo profano en la materia apenas habría vislumbrado una intención artística, pero el especialista catalogó aquellos surcos con frío impetu, descubriendo una figura femenina esquemática orientada hacia la derecha. «Necesitamos a cinco arqueólogos para sacar el bloque de la cueva. Pesaba una barbaridad», relata Garate.

 

A pesar de su fama, solamente se han encontrado medio centenar de venus paleolíticas en toda Europa, de las cuales cuatro fueron halladas en España. El País Vasco esconde dos de ellas. Las venus más conocidas son las ‘esteatopigias’ –figuras femeninas de caderas anchas esculpidas en piedra y que datan de hace 25.000 años–. Es el caso de la famosa venus gravetiense de Willendorf, que ha decorado las baldas de muchos hogares. Representaciones grabadas como la descubierta en Arlanpe son menos comunes y alcanzan los 15.000 años de antigüedad, una época de nuestra historia a la que los expertos llaman Magdaleniense. El director del Museo Arqueológico, Iñaki García, quiso incluir esta silueta femenina en una exposición temporal que permaneció abierta hasta el 25 de septiembre del 2016. «Trajimos piezas de arte prehistórico, como los huesos decorados o las azagayas preciosas, para que dialogasen con los cuadros texturizados de la artista contemporánea Maximina Espesso, que se ha inspirado en los grabados y pinturas de las cuevas vizcaínas». Durante la muestra, los visitantes pudieron descubrir la delicadeza de los artistas prehistóricos, muy alejada de la idea del salvaje cromañón.

 

El bloque calizo que alberga la venus de Arlanpe permaneció oculta en una cueva durante miles de años y se esconde ahora en algún oscuro almacén del Museo Prehistórico de la plaza Unamuno.

 

The following two tabs change content below.
La Espiral

La Espiral

La Espiral

Latest posts by La Espiral (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *